Centro Astrológico del Uruguay
NNN
Artículos
 
 

Astrología y Estadística: la Máxima Actividad Solar puede Extender la Vida en Cuatro Años.

por Horacio Campodónico.


Según la Astrología, el Sol representa la esencia misma de la Vida. Pero basado en las estadísticas y no en la Astrología, un profesor de Yale llega a la misma conclusión: del Sol depende no sólo la calidad sino también la extensión de nuestra vida.

EL SOL SUPREMO DADOR DE VIDA.

El culto Solar, esa reverente veneración al poder supremo que proviene del Sol, se extiende a través de los siglos por las más diversas civilizaciones y culturas. Practicado por los egipcios, los caldeos, los griegos, los aztecas e incluso por los europeos, el culto al Sol sigue aún con vida.

Desde la antigüedad y para los astrólogos de todos los tiempos el poder del Sol radiante, representa la esencia misma de la Vida y la fuerza vital que nos anima. En el pensamiento astrológico esta idea ha sido y es de tal importancia que nunca fue discutida ni puesta en duda. Incluso en nuestros días, cuando muchos viejos conceptos astrológicos comienzan a ser rev¡sados, el poder del Sol como el eje de nuestra vida, mantiene su total vigencia.

En la Edad Media, para los árabes el Sol era considerado en todos los estudios astrológicos y en especial para los nacimientos como el "Hyleg", una palabra árabe que significa "El Dador de Vida",
Según la Tradición Astrológica, de la fuerza y posición del Sol en el instante del nacimiento depende directamente la fuerza y duración de nuestra vida. Él es responsable de nuestra mayor o menor fuerza vital, de nuestra salud y longevidad. Pero más allá de los efectos sobre el plano de lo físico, en el mundo exterior el Sol también representa la posición, los honores o el brillo que la figura solar puede otorgar a nuestro destino.

El Sol es entonces, el Gran Dador de Vida, simbolizado por la irradiación de luz, de calor y por una estación del año en particular: el Verano.

Como contrapartida, el lejano Saturno es el planeta que restringe toda la actividad vital y la limita. Saturno simboliza los valores opuestos al Sol: simboliza la oscuridad, el frío y la estación más cruda, el Invierno. Él es según los árabes y la mayoría de los astrólogos, el que quita la fuerza de la Vida, la hace más penosa, más pobre o más oscura.

Pero ¿es posible de alguna manera, comprobar estas afirmaciones milenarias? ¿0 son sólo unas fantasías repetidas durante siglos? Habría que esperar hasta la llegada del siglo XX, para encontrar en la estadística, una respuesta a este enigma.


LA ASOMBROSA INVESTIGACIÓN DE HUNTINGTON.

En el año 1938 E. Huntigton, profesor de la Universidad de Yale (EE.UU.) publicó en Nueva York un importante libro hoy casi olvidado: "Estación de nacimiento. Su relación con las habilidades humanas". En este trabajo, Huntington comprueba por primera vez que la estación del año en que nacen las personas tiene muchísima más importancia de lo que generalmente se supone.

En este trabajo se afirma que según transcurren las estaciones, la mayor o menor energía proveniente del Sol en los nacimientos, según sea verano o invierno, puede afectar nuestra existencia, haciéndola más larga y saludable o por el contrario, más corta y más débil.

De este trabajo de Huntington, extraemos las ocho conclusiones que nos parecen más notables y que generalmente son desconocidas, incluso por los médicos. Por nuestra parte, agregamos a cada uno de estos puntos un breve comentario astrológico que aporta una explicación y una visión complementaria en cada caso.


1 - EN EL HEMISFERIO NORTE, NACEN MUCHOS MAS NIÑOS DURANTE LA PRIMAVERA Y VERANO. Generalmente se pensaba que los nacimientos se producen a un ritmo constante, durante todo el año. Pero Huntington probó que el promedio de nacimientos es inusitadamente grande durante los meses de Mayo y Junio, que corresponden en el Norte a fines de Primavera y comienzos del soleado Verano. Recordemos que en astrología, el Elemento Fuego es el foco de energía vital, el estímulo de toda la vida sobre el planeta.

2 - EN EL HEMISFERIO NORTE, LOS NACIMIENTOS SE REDUCEN DRÁSTICAMENTE DURANTE EL OTOÑO-INVIERNO. Según estos estudios, el promedio de nacimientos decrece inexplicablemente durante los fríos meses de noviembre y diciembre, los que corresponden allí a fines de otoño y comienzo del invierno. Ya vimos que los principios asociados al "Frío-Saturno" tiende a restringir toda actividad vital. Es el Frío quien aletarga la vida animal y vegetal durante el invierno.

3 - LOS NIÑOS NACIDOS DURANTE PRIMAVERA-VERANO TIENEN UN BAJO ÍNDICE DE MORTALIDAD. También se creía que el índice de mortalidad infantil, durante el parto o los primeros años de vida, era promedialmente el mismo para todas las estaciones del año. Sin embargo los nacidos bajo el Sol de Primavera?Verano parecen ser notablemente más vigorosos y con un menor índice de mortalidad que los nacidos durante el resto del año. Se confirmaría aquí, el concepto del Sol como "Hyleg", como dador de Vida y reafirma la idea de que de su fuerza irradiante depende nuestra vitalidad.

4 - LOS NIÑOS NACIDOS EN PRIMAVERA-VERANO, LLEGAN A VIVIR HASTA EDADES MÁS AVANZADAS. Aunque en 1938 la mortalidad infantil era mucho mayor que hoy en día, donde la medicina cuenta con nuevas técnicas y recursos para asegurar la supervivencia, Huntington descubrió algo notable. Los niños nacidos en las estaciones cálidas no sólo sobrevivían mejor que los otros en sus primeros años sino que llegaban a edades más avanzadas que los nacidos durante el resto del año. Por término medio, unos cuatro años más de vida. En cualquier estudio astrológico, un Sol poderoso y bien ubicado en el cielo otorga una vida más larga, que un Sol hostilizado por aspectos negativos.

5 - LOS NIÑOS NACIDOS DURANTE PRIMAVERA?VERANOS OCUPABAN LUEGO POSICIONES MÁS IMPORTANTES EN LA SOCIEDAD. Quizás sea esta una de las observaciones más
impactantes de Hungtinton. Observando el desarrollo de su vida, su profesión y su destino vio que los nacidos en los meses de mayor actividad solar ocupaban con el tiempo lugares y posiciones más destacadas tanto sea en el plano profesional como en lo social, ¿Se debería esto a su vigor físico, o a una mayor extroversión en su carácter? En ese momento, no pudo explicarse, pero nosotros sabemos que astrológicamente, el Sol está directamente relacionado con los honores y con el brillo social en el destino de una persona. Un Sol pobre, indica un destino o una vida pobre.

6 - LAS CONCEPCIONES AUMENTAN RÁPIDAMENTE EN LOS MESES DE AGOSTO Y SEPTIEMBRE. Siguiendo con los estudios realizados para el Hemisferio Norte, se pudo constatar que el mayor número de mujeres quedaban embarazadas en los calurosos meses de Agosto y Septiembre, Esto se explicaría fácilmente, ya que la primavera y el verano facilitan y brindan mayores oportunidades de relacionamiento y contacto sexual. Las antiguas teorías astrológicas de los griegos ya afirmaban que el Calor y lo Húmedo estimulan el crecimiento de todas las especies, tanto animales como vegetales.

7 - LAS CONCEPCIONES DISMINUYEN DURANTE LOS MESES DE FEBRERO Y MARZO. Contrariamente a lo que podría pensarse, los meses fríos en el Hemisferio Norte no producen un aumento en los embarazos, sino que los disminuye, quizás debido a que los grandes fríos, las nevadas y las inclemencias del tiempo aíslan y dificultan las relaciones entre hombre y mujer. O directamente porque inciden en forma negativa, inhibiendo la sexualidad. La naturaleza invernal de Saturno (Frío y Seco) se relaciona con los valores de decrepitud y la muerte de las especies. Saturno que representa el Invierno, es también el símbolo de la restricción y el aislamiento de la vida. El Frío representa entonces el principio de lo antivital.

8 - EL PESO DE LOS RECIÉN NACIDOS EN VERANO ES MAYOR QUE EL DE LOS NACIDOS EN LAS OTRAS ESTACIONES. Ya en 1922, el Doctor Abeba trabajando en la ciudad de Viena, había observado que el peso de los niños que nacen en verano en esa ciudad es como promedio unos 200 gramos mayor que el peso de los nacidos en invierno, aun siendo hijos de los mismos padres. Abela dice que los niños, más grandes y más robustos, parecían haber sido concebidos bajo la estación más favorable para la procreación: la Primavera (Marzo, Abril y Mayo). Luego del frío y la restricción vital del invierno (Saturno) toda la energía aletargada de la vida (el Sol) estalla y se desarrolla rápidamente durante la Primavera en todas las especies de la naturaleza.

¿Y QUE SUCEDE EN NUESTRO HEMISFERIO SUR?

Si bien estas extraordinarias conclusiones fueron obtenidas de estudios estadísticos realizados en el Hemisferio Norte, podríamos preguntarnos ¿Y que sucede en el Hemisferio Sur? ¿Que pasa, en nuestro propio país? Desgraciadamente no sabemos de ningún estudio similar realizado en estas latitudes, que pudiera, corroborar estos datos.

Sin embargos todo hace suponer que los mismos efectos se habría de producir en el Hemisferio Sur, pero con la clásica inversión de los meses y las estaciones. Es decir que si la mayor cantidad de nacimientos y los niños más vigorosos, llegan al mundo durante nuestro periodo de Primavera?Verano, ello correspondería aquí a los meses de Octubre, Noviembre y Diciembre. ¿Podría probarse esto de alguna manera? Posiblemente sí, según lo publicado en París en 1957 por A. Reinberg y J. Ghata en su libro "Ritmos y ciclos biológicos".

Al finalizar la Segunda Guerra Mundial, un experto británico en demografía llamado Fitt, comenzó a investigar sobre las estadísticas recogidas durante la Segunda Guerra Mundial de los soldados de Nueva Zelanda. Debemos recordar que Nueva Zelanda se halla ubicada entre los 35° Y 45° de latitud Sur. Una latitud muy cercana a la de Uruguay, que se extiende de los 30° a los 35° Sur.

Finalizados sus estudios, Fitt publicó un informe sobre 21.000 reclutas neozelandeses, cuyo peso y altura se conocía perfectamente gracias a sus datos de enrolamiento. Y llegó a la conclusión que existía una clara relación entre el mes de nacimiento de los soldados y su complexión física, los más altos y corpulentos, habían nacido durante el Verano del Hemisferio Sur (Diciembre, Enero y Febrero) y los más bajos en el Invierno de estas latitudes (Junio, Julio y Agosto)

Así que tanto estudiando astrológicamente nuestro cielo de nacimiento, como estudiando los cálculos estadísticos, vemos que la antigua afirmación de que el Sol es el Hyleg, el Supremo Dador de la Vida, se sigue confirmando como un hecho comprobado, año tras año, siglo tras siglo, o para ser más exactos, verano tras verano.