Centro Astrológico del Uruguay
Ampliar Imagen

 

 

Como se pasó en 1582, del antiguo Calendario
Juliano al actual Calendario Gregoriano.

por Julio Hiriart Corda.

En astrología muchas fechas de nacimiento antiguas, están dadas según el Calendario Juliano (Old Style) que, como es sabido hace una diferencia apreciable con la marcha aparente del Sol, puesto que por su inexactitud, al cabo de los años las fechas de comienzo de las estaciones cambian y perturban la vida en sus distintos aspectos.

Fue Sosígenes quien hizo los cálculos para el emperador Julio César (de allí en nombre de Juliano) y asignó al año una duración de 365 días y 6 horas, o sea 11 minutos 13,5 segundos más que la duración verdadera del año que es de 365 dias, 5 horas, 48 minutos, 45,5 segundos, lo cual producía un excedente de un día (24 horas) cada 128 años y tres meses.

En el Calendario Juliano, el equinoccio vernal coincidia con el 25 de marzo, pero el error mencionado se acumulaba hacia principios de cada año, y en el 325 d.C., cuando se celebró el Concilio de Nicea, el equinoccio ocurrió el 21 de marzo.

Tal inexactitud preocupó a los Concilios de Trento (1414) y de Basilea (1436-39). Los Concilios de Letrán (1511) y de Trento (1563) trataron nuevamente el problema y su relación con la fijación de la fecha para la Pascua de Resurrección, ya que desde el Concilio de Nicea el equinoccio vernal se había corrido 10 días.

Gregorio XIII, que fue Papa desde 1572 hasta 1585, procuró el arreglo del Calendario y llamó a Roma algunos notables matemáticos como Lilio, Neeme, Marzoni, Sirlet, Pedro Chacán (conocido como el "Varón de España'), y Cristóbal Clavius (llamado el "Euclides de su tiempo").

Luis Lilio, calabrés, encaró la cuestión y la solucionó, pero murió poco después, por lo que su hermano Antonio presentó el trabajo al Papa Gregorio XIII. El estudio de Lilio fue remitido a todos los soberanos europeos, revisándolo luego los matemáticos de los respectivos países.

El 24 de febrero de 1582, Gregorio XIII publicó su Bula "Intergravissimas", ordenando que, desde el 5 de octubre de ese mismo año (1582), entrara en vigor el arreglo del calendario, que se suprimieran 10 días de modo que el equinoccio cayera el 21 de marzo (tal como había estado en la época del Concilio de Nicea, en el año 325), y que de esa manera permaneciera siempre.

De esta forma, el viernes que tendría que haber sido, según el Calendario Juliano, el 5 de octubre de 1582, pasó a ser viernes 15 de octubre, sin alterarse el nombre de los días. Dicho de otro modo, el jueves 4 de octubre fue seguido por el viernes 15 de octubre.

Lilio determinó, además, que algunos años seculares no serían bisiestos, y que para hacer coincidir el año civil y el astronómico por siglos, sin necesidad de más arreglos, sólo serían bisíestos los años seculares divisibles por 400 en el nuevo calendario.

Por dicho motivo, desde 1600 hasta el 2000, no serían bisiestos los años seculares 1700, 1800 y 1900, siéndolo el 2000; de esta manera, el año civil tiene prácticamente la misma duración que el año astronómico. En el futuro no serán bisiestos el 2100, el 2200 y el 2300, y lo será el 2400; tampoco serán bisiestos el 2500, el 2600 y el 2700, y lo será el 2800, etcétera.

La corrección gregoriana tiene unos segundos de exceso, lo cual significa un día cada 3.260 años, con lo que se ha logrado un calendario realmente permanente, pues ese día excedente podrá corregirse sin dificultad en el tiempo oportuno.

Pero por asuntos religiosos o políticos ocurrieron las siguientes dificultades:

Los países donde imperaba la Iglesia Ortodoxa, fueron reacios a obedecer a Roma y siguieron con el Calendario Juliano en el que tenían fijada la liturgia. Los países de religión Protestante no aceptaron de inmediato esa modificación, desdeñando las Bulas Pontificias.

Los países que adoptaron el Calendario Gregoriano entre 1582 y 1699 debieron suprimir 10 días; los que lo aceptaron en el siglo XVIII, 11 días; en el siglo XIX, 12 días; y en el siglo XX, 13 días.

En 1582, el Calendario Cregoriano fue aceptado por los países católicos como Italia, Portugal, España, Francia, Dinamarca, Flandes, Holanda, partes católicas de Suiza y Alemania, Polonia y Hungría, aunque todos en distintos años.

En el siglo XVIII, lo aceptaron Suecia (suprimiendo el día de años bisiestos entre 1700 y 1740), partes protestantes de Suiza, Gran Bretaña y sus Colonias, e Irlanda. Todos quitaron 11 días. El Japón lo aceptó en 1872, suprimiendo 12 días.

Desde principios de este siglo XX, suprimieron 13 días: China, Bulgaria, Rusia, Turquía, Servía, Croacia, Eslovenia, Rumania, Grecia y las Iglesias Rusa, Griega y Servia.

A los efectos de convertir fechas julianas en gregorianas debe tenerse en cuenta este informe, averiguando si la fecha dada de un nacimiento o de un acontecimiento cualquiera, corresponde al Calendario Juliano o al Gregoriano.

Italia, Portugal y España: 4 de octubre de 1582.
Francia, Lorena: 9 de diciembre de 1582.
Dinamarca, Holanda, Flandes: 25 de diciembre de 1582.
Bavaria, Austria, Tirol, Salzburgo: 16 de octubre de 1583.
Partes protestantes de Alemania: 4 de noviembre de 1699.
Partes protestantes de Suiza: 31 de diciembre de 1700.
Gran Bretaña y sus Colonias: 2 de septiembre de 1752.
China: 18 de diciembre de 1911.
Bulgaria: 18 de diciembre de 1911.
Rusia: noviembre de 1917.
Turquía: noviembre de 1917.
Servía, Croacia y Eslovenia: noviembre de 1917.
Rumania: 18 de marzo de 1919.
Grecia: 15 de febrero de 1923.